Histórico

Incluyen estrategias necesarias de conservación adaptadas al contexto cultural de la Alhambra

Otras restauraciones

Restauración del Monumento a Ángel Ganivet
  • Pátinas en el atleta y el animal provocadas por el surtidor
  • Suciedad, biodeterioro y pátinas
  • Pátinas naturales y costras carbonatadas en el bronce
  • Imagen típica de lavado, depósito y pátinas diversas
  • Pedestal con suciedad, biodeterioro, erosión y exfoliación

 

La obra ha sufrido pequeños ataques vandálicos y un intento de robo.

El conjunto escultórico  ha sufrido una modificación superficial, evidenciada en una alteración cromática producida por la humedad, agudizada esta alteración en la unión de piezas de las esculturas de bronce a la altura de la cintura del atleta y en el cuerpo anterior del carnero, con puntos de oxidación y corrosión. El material pétreo presenta un moteado microbiológico, generando precipitación de sales: costras de sulfatación y carbonatación, productos y/o depósitos. En el bronce las costras cubren las extremidades del atleta y casi la totalidad del carnero por el agua del surtidor.

METODOLOGÍA DE LA INTERVENCIÓN

Tratamientos de desinfección microbiológica y preconsolidación del material pétreo simultaneados.

Desalación completando el proceso de limpiezas, se eliminan posibles restos microbiológicos así como de salinidad y otros productos en el material metálico.

Consolidación puntual o periódica de todos los elementos, para devolver las características físico-mecánicas a los materiales metálicos y pétreos.

Reintegración volumétrica puntual de aquellas faltas que lo requieran (cuerno del carnero y esquina del basamento), para la conservación y estabilidad futura del material calizo y metálico. Así como en el tratamiento de las faltas y perdidas de  juntas de mortero en las piezas de mármol y ladrillos que conforman la alberca, por medio de cal hidráulica y árido de similares características.

Hidrofugación para concluir el proceso integral en el material pétreo, al crear propiedades hidrorepelentes en el material, preservamos la obra de la incidencia de los factores medioambientales, parámetros a los que continua expuesto.

Protección final de las esculturas de bronce mediante protectores y resinas aptas.

Tratamiento de las esculturas de bronce

Limpieza mecánico-química.

Elimina pátinas inestables, productos y costras debido al surtidor de agua en contacto con la intemperie.

Desalación: con apósitos de bicarbonato de sodio impregnados en agua destilada, aplicados especialmente en las zonas que tuvieron mayor concreción y productos.

Por último y una vez estabilizados los elementos metálicos, se protegen mediante una mezcla a base de resina Paraloid B 44, específica para aislar el material expuesto en el edio exterior.