Partal

Una gran alberca situada en el centro está presidida por el pórtico tras el que se encuentra la torre de las Damas.

Te puede interesar

  • Puertas

    Las principales son la Puerta de las Armas, la del Arrabal, la Puerta de la Justicia y la de Siete Suelos.

  • Alcazaba

    Fue área residencial para la guarnición de élite al servicio del Sultán que vigilaba la ciudad palatina.

  • Torre de la Vela

    La Torre de la Vela, nombrada en época nazarí torre Mayor y durante el siglo XVI puerta del Sol ya que se refleja en la fachada de mediodía actuando como un reloj de sol para la ciudad.

  • Palacio de Carlos V

    La decisión de situar el Palacio en la Alhambra simbolizaba el triunfo de la Cristiandad sobre el Islam.

  • Museo de la Alhambra

    Complementa la visita a la Alhambra la colección de arte nazarí procedente de excavaciones y restauraciones del Monumento.

  • Iglesia de Santa María

    Con planta de cruz latina y capillas laterales, destaca su retablo barroco con grandes columnas salomónicas del siglo XVII.

  • Museo - Legado Ángel Barrios

    Dibujos, pinturas, partituras y correspondencia dedicados al compositor granadino, Ángel Barrios componen su colección.

  • Patio de Machuca

    Dos fuentes circulares que vierten agua en una curiosa alberca ocupan el centro de este patio.

  • Mexuar - Oratorio

    Los Consejos de Ministros y las oraciones eran las celebraciones que ocupaban estas estancias.

  • Cuarto Dorado

    La bella techumbre de madera que lo cubre da nombre a esta estancia cuya decoración original se debe a Muhammad V.

  • Fachada de Comares

    A los pies de la Fachada el Sultán recibía a sus súbditos, separando el ámbito administrativo y el familiar dentro del Palacio.

  • Patio de Comares o de los Arrayanes

    La Acequia actúa como un espejo, reflejando las estructuras y rompiendo la horizontalidad del patio.

  • Sala de la Barca

    Existen dos posibles orígenes para su nombre, su bóveda semicilíndrica o la palabra “al-baraka” escrita repetidamente en sus muros.

  • Salón de los Embajadores

    Este Salón del Trono es la mayor estancia del recinto, rodeado de nueve pequeñas alcobas, reservada una de ellas para el Sultán.

  • Baño de Comares

    Siendo uno de los elementos imprescindibles del urbanismo islámico, no es extraño que cada palacio de la Alhambra tuviera uno propio.

  • Sala de los Mocárabes

    Una de las estancias del Palacio de los Leones, debió servir de vestíbulo o recepción por su proximidad a la entrada del Palacio.

  • Patio de los Leones -Fuente- Surtidor

    Su famosa fuente es símbolo de su riqueza decorativa y síntesis del complejo hidráulico del recinto.

  • Sala de los Abencerrajes

    Una impresionante cúpula de mocárabes en forma de estrella de ocho puntas abriéndose sobre ocho trompas es el detalle más espectacular de la Sala.

  • Sala de los Reyes

    Cinco alcobas rodean una gran sala, escenario de recepciones y representaciones festivas, sus bóvedas pintadas son su elemento más característico.

  • Sala de los Ajimeces

    Los ajimeces, balcones volados de madera con celosías, dieron nombre originalmente a esta estancia.

  • Sala de Dos Hermanas

    La cúpula de mocárabes desarrollada a partir de una estrella central es la obra maestra de la segunda residencia del Palacio de los Leones.

  • Mirador de Daraxa

    Los delicados alicatados y la proporción del diseño arquitectónico nazarí componen uno de los elementos más bellos de los Palacios de la Alhambra.

  • Habitaciones de Carlos V

    El alojamiento en la Alhambra causa una grata impresión al Emperador y decide construir una "suite imperial" en torno a los palacios musulmanes.

  • Peinador de la Reina

    Una galería abierta al paisaje desde la que puede verse la Torre de Abu-I-Hayyay que rompe el esquema habitual de la muralla de la Alhambra

  • Patio de la Reja

    Un balcón ocupa la parte superior del testero sur para proteger las habitaciones y servir de corredor entre ellas.

  • Patio de la Lindaraja

    De estructura semejante al Patio de la Reja pero con un ambiente de carácter claustral, debe su nombre al mirador que lo preside

  • Rauda

    Rawda, significa cementerio. Es aquí, a espaldas del Palacio de los Leones, donde la familia real enterraba a sus familiares difuntos.

  • Palacio de Yusuf III

    Destaca la gran alberca alargada, testimonio del patio central cuyas crujías laterales, destruidas, ocupan ahora frondosos jardines.

  • Paseo de las Torres

    Salpicado por diversas torres, comunica los Jardines del Partal con la Alhambra Alta y el Generalife.

  • Estructura Urbana

    De tradición andalusí e islámica la Alhambra era una ciudad concebida para el servicio de la Corte.

Localización

Tras ascender por un estrecho paseo ajardinado, abierto al paisaje del Sacromonte, dejamos a nuestra izquierda la muralla norte de la Alhambra y restos de muros y pavimentos que conforman lo que modernamente se denomina Patio de la Higuera.

Una pequeña pérgola nos desemboca en una amplia explanada que se corresponde con la parata inferior del Partal. A la izquierda, presidiendo a ésta se encuentra la estructura arquitectónica que da nombre a todo el área: el pórtico del Palacio del Partal.

Situado, como es tradicional en estos edificios, volando la muralla del recinto, también en su disposición recuerda al Palacio de Comares, con una gran alberca central presidida por el pórtico, aquí de cinco arcos, tras el que se desarrolla la estancia principal en el interior de una torre conocida con el nombre de las Damas.

La decoración de sus paramentos presenta el habitual zócalo de alicatados, amplios paños de yeserías originalmente policromados hasta el arrocabe y cubierta con armadura de madera. Su tipología decorativa ha atribuido su construcción a la época del sultán Muhammad III (1302-1309) lo que lo presupone como el palacio -al menos parcialmente en pie- más antiguo de la Alhambra.

Junto a la Torre de las Damas, por encima del pórtico sobresale un bello y reducido mirador, muy característico de la arquitectura nazarí, presente en otros palacios como el de Comares o el del Generalife, al que denominaron modernamente por las extraordinarias vistas, el observatorio.

Uno de los hechos por los que destaca el Palacio del Partal, a diferencia de sus vecinos de Comares y Leones que han mantenido más o menos intacta su estructura general desde la etapa nazarí, es que este Palacio se ha visto incorporado como tal al Conjunto de la Alhambra hace apenas un siglo.

Concretamente el 12 de marzo de 1891 su propietario, Arthur Von Gwinner, cede su titularidad al Estado. El edificio era entonces una simple casa de dos plantas, con sus paramentos interiores enfoscados, enmascarando gran parte de la estructura y la decoración original.

Otra curiosidad del edificio es el techo interior de madera de la Torre de las Damas que fue desmontado por su último propietario, apareciendo a principios de siglo en Berlín, siendo hoy una de las piezas destacadas del Museum für Islamische Kunst del Staatliche Museen Preussischer Kulturbesitz.

Finalmente, los dos grandes leones de mármol, del siglo XIV, originarios del antiguo Maristán en el Albaycín, y que estuvieron frente a la galería, fueron trasladados para su restauración y conservación en el Museo de la Alhambra en 1995. Se habían situado en el Partal en la segunda mitad del siglo XIX, por lo que ni por conservación, cronología, funcionalidad ni contexto tenía sentido su presencia en el lugar. 

Los Jardines del Partal

Este bellísimo sector del Conjunto Monumental de la Alhambra es fruto del natural desarrollo, a raíz de una acertada planificación paisajística y arquitectónica, iniciada en la década de los años treinta del siglo pasado.

Desde mediados del pasado siglo se fueron completando una serie de adquisiciones y expropiaciones de pequeñas propiedades particulares existentes en esta zona que propiciaron la realización de sucesivas exploraciones arqueológicas.

Se consolidaron muros, pavimentos y elementos arquitectónicos, especialmente a partir del primer tercio del siglo XX, conformándolos con plantaciones complementarias, haciendo de la integración de restos arqueológicos, consolidación arquitectónica, vegetación y paisaje, un feliz modelo que ha tenido gran influencia en la imagen de la Alhambra y en otros muchos lugares.

La disposición original del sector se corresponde con una serie de aterrazamientos o paratas que, siguiendo los niveles del terreno, ascienden desde la misma muralla de la fortaleza, elevada sobre la margen izquierda de la cuenca del río Darro, hacia la zona alta de la Alhambra, colonizando y urbanizando el que probablemente fue primer asentamiento palaciego planificado por los nazaríes.