Restauración

Incluyen estrategias necesarias de conservación adaptadas al contexto cultural de la Alhambra

Otras restauraciones

Intervención de las pinturas de las bóvedas de la Sala de los Reyes.

La Sala  de los Reyes, lugar de reposo y tertulia, se estructura en torno a un gran vestíbulo de más de 30 metros de longitud que servía de escenario para las más variadas recepciones y representaciones festivas.

Las tres alcobas situadas al este se cubren con falsas bóvedas decoradas con pinturas sobre cuero de rica iconografía profana,  y mezcla la estética italiana con la islámica.

La Sala de los Reyes recibe su nombre precisamente por los diez personajes enigmáticos que aparecen en la bóveda de la alcoba central, que fue considerada desde antiguo como la representación de los sultanes más destacados de la dinastía nazarí.

Las bóvedas constan de un armazón de madera en forma de casco de barco invertido cuyo anverso se cubrió con varias piezas de piel curtida  fijadas a la   madera y sobre las que  se aplicaron las distintas capas pictóricas y las decoraciones doradas.

RESTAURACIÓN DE LAS BÓVEDAS CON PINTURA SOBRE CUERO

A lo largo del tiempo las pinturas se han visto sometidas sistemáticamente a una serie de intervenciones que lejos de solucionar los problemas de conservación han acrecentado su estado de alteración. Una de ellas fue la modificación de las cubiertas realizada en  1855 por Rafael Contreras. A partir de esta fecha el deterioro de las pinturas avanzó muy rápidamente como consecuencia de las filtraciones de agua procedentes de los tejados.

El daño provocado por aquella obra se subsana ahora con la reconstrucción de las cubiertas y la vuelta a la configuración de un único espacio accesible sobre las bóvedas para la realización de los trabajos de mantenimiento. Paralelamente se han tomado las primeras medidas de    consolidación de las propias pinturas.

Durante estos trabajos se ha instalado una serie de sensores climáticos en los reversos de las bóvedas que nos va a permitir recoger y estudiar parámetros tales como la temperatura,  humedad relativa y  el contenido en agua de la madera entre otros valores.

La intervención de restauración de las pinturas sobre cuero de las bóvedas de la Sala de los Reyes está siendo abordada conjuntamente por el Patronato de la Alhambra y Generalife y el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico, y se estima tenga una duración de dos años. Actualmente se  ha comenzado con las primeras fases de restauración de dichas pinturas.