Valparaíso, un río de oro